La Web 2.0 o la 3.0

Si algo me gusta de todo esto a la hora de escribir, es la facilidad con la que se crea y con la que se destruye.  No sé si esto es 2.0 ó 3.0, me da igual, el caso es que esta herramienta y otras permiten cambiar cosas en minutos o en segundos. Para qué saber programar si con estas herramientas puedes estar ahí sin pagar.

Mientras dejo esta reflexión;  empieza septiembre, con la subida del IVA,  con las nuevas dudas, con las nuevas ideas,…, decía hoy un político en la tele que iba a ser un invierno muy duro. Me hace gracia el que salió y el que entró, vaya ejemplo. No tienen ni el 5% de problemas que tenemos los de abajo.  Mi madre dice que la crisis se acabaría cuando los de arriba no tengan mano de obra y me quedo perplejo pues no sé si sería hasta verdad;  su solución sería no traer hijos a este mundo en 2 ó 3 generaciones.

Mientras sigo con mis pensamientos, creo que no hemos evolucionado nada. Arriba en la colina están los ricos (políticos, banqueros,…) en sus castillos, en sus fortalezas con sus caballos de gran cilindrada mientras el pueblo llano sigue diciendo más de lo mismo: trabajo, pan, salud y educación. Este es el cuento de nunca acabar. Me gustaría que después de esta crisis aprendamos algo y es a valorar a las personas. Empezaría porque en cada acto de inaguración de lo que fuese: eventos, cursos,…, no saliesen políticos, para qué, quien lo hace o lo inagura son los impuestos del ciudadano y no el político de turno. Siempre lo mismo y lo mismo, como si fuese un logro de ellos, qué mentira.

Estoy cansado de ver depresiones, hasta a veces pienso que la tengo yo. Cabreos, tensión, mala leche, falta de respeto,…., y esto es consuencia de….., pues ya ni lo sé, pero que nos afecta a todos es cierto. Esas personas intentan salir hacia adelante como pueden -familia, amigos, deporte, ocio, yo que sé – pero es que no hay forma, aunque con estar de pie de momento les sobra verdad. ¿Cómo tengo el futuro? pues en lenguaje político y como si de un niño fuese les dice uno que esto pasa rápido y que todo se solucionará;  pero qué mentirosos somos, esto va para largo, tendrán que emigrar, que cambiar su forma de vida, que comer alubias, garbanzos, macarrones y beber agua y que se las puede dar cáritas. Que conste que me gusta el cáritas de las personas y de los curas que dan a los demás, no el cáritas de la Iglesia de Roma. Tengo repelús a todo este estamento jerarquizado y machista, lo siento, pero es que no los trago.

En fin, política e Iglesia, no sé si estarán unidas en esta crisis. Yo creo que sí un poco ¿no?. Como dice madre que es muy sabia, esto va para largo. Pongámonos de lado que no nos de mucho el aire este invierno. One kiss a todos/as

Dani Fdez.
Educador Social

Leave a Reply

Your e-mail will not be published.


*